La cantera y la catedral.

El otro día en clase hablábamos sobre el trabajo, cuando pregunté si conocíais la historia de “La cantera y la catedral”,  alguien pensó  en seguida que hablaba de fútbol, nos desviamos del tema y se quedó este cuento en el aire.

Así que aprovecho para escribirlo ahora, y bueno, después ya me decís que significado le encontráis y si se puede aplicar al fútbol. 😉

LA CANTERA Y LA CATEDRAL

Durante la Edad Media un peregrino paró en una ciudad europea mientras realizaba su viaje. Allí encontró unos hombres que, sentados en el suelo, esculpían bloques de roca para la construcción.

Se acercó al más próximo. «¿Qué haces, buen hombre?», preguntó el peregrino. «¿No lo ves?», respondió el cantero sin ni siquiera alzar la vista: «¡Me estoy matando con este trabajo!»

El peregrino no dijo nada; siguió adelante. Pronto se encontró con otro cantero. Estaba igual de cansado, malheri­do y cubierto de polvo: «¿Qué haces, buen hombre?», preguntó también el peregrino: «¿No lo ves? ¡Trabajo de sol a sol para mantener a mi mujer y a mis hi­jos!», respondió el cantero.

En silencio, el peregrino siguió adelante y vió otro cantero. Como los anterio­res, estaba agotado de tanto trabajo, pero en sus ojos se adivi­naba cierta complacencia: «¿Qué haces, buen hombre?», preguntó el peregrino. «¿No lo ves?», respondió el cantero, sonriendo con orgullo: «¡Construyo una catedral!». Y con su mano tendida indicó el valle donde se levantaba un templo grandioso, con pilares, arcos y atrevidos pináculos de piedra gris que apuntaban al cielo.“Estamos levantando una catedral. ¡Una preciosa catedral! No podría soñar con un trabajo más hermoso al que dedicar mi esfuerzo.”

He reflexionado con esta historia en diferentes momentos de mi vida y cada vez con un sentido diferente, pero todos muy enriquecedores.

En el primero, centramos en tema en el esfuerzo que hacemos en nuestro día a día  para alcanzar diversos objetivos.  Lo podemos hacer a regañadientes, como una obligación, pero también con la perspectiva de que nuestro proyecto es una catedral, la propia vida que uno va construyéndose a costa de acciones y decisiones.

También la he visto utilizar  para tratar el tema de motivación empresarial,  ya que la motivación por trabajar en equipo, cuando existe una misión que cumplir, es muy superior a las dos anteriores.

Y por último, creo que es una suerte dedicarse a la educación porque verdaderamente sientes que estás contribuyendo en la construcción de algo muy importante, al igual que el tercer cantero lo sentía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s