Día de otoño.

Hoy ha salido un día muy otoñal, y así lo estoy viviendo.

Las clases han sido diferentes,  por los temas tratados y porque ya nos encontramos de lleno en el curso y nuestras relaciones con los demás van llenándose de matices.

La mañana ha sido intensa, compartiendo pensamientos y sentimientos profundos durante el tiempo de tutoría. Al final ha habido momentos para la reflexión, disculpa y perdón.

En la clase de primero hemos analizado la importancia que tiene la comunicación para relacionarnos bien con los demás, y hemos podido aclarar un  problema malentendido que se había producido, identificando las barreras y las técnicas para intentar que no se repita.

Así que…¡ánimo! y a comunicarnos mejor.

Creo que todos hemos aprendido,  y  nos damos cuenta que además de los contenidos académicos  también debemos esforzarnos en trabajar otros aspectos de la vida.

Por cierto, me ha encantado que un alumno me diga que “soy la persona más positiva que conoce”, ¡ojalá fuera así!. Me encantaría sembrar esperanza a mi alrededor, desde esa dimensión profunda de la que hemos hablado. Gracias, Alex.

Así que después de comer, lo que me apetece para disfrutar de esta tarde otoñal, aparte de un cortado y una trufa de chocolate (sólo para ocasiones especiales), es sentarme a escribir un rato con mi música especial de fondo.

Como conclusión, os propongo una historia para que reflexionéis sobre la pregunta que nos plantea al final.

coffee-1291656_960_720

¿ZANAHORIA, HUEVO O CAFÉ?

Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.

La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente.

Mirando a su hija le dijo: “Querida, ¿qué ves?”

-“Zanahorias, huevos y café” fue su respuesta.

Le hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.

Humildemente la hija preguntó: “¿Qué significa esto, padre?”

Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. Los granos de café sin embargo eran únicos; después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.

“¿Cual eres tú?”, le preguntó a su hija. “Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable? Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, o un despido ¿te has vuelto duro y rígido? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecido?

¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren.

Y tú,  ¿cuál de los tres eres?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s