Reencuentros y recuerdos.

Tras años como profesora y tutora me apetecía mucho escribir sobre mis alumnos.

He pasado por etapas y situaciones muy diferentes desde que empecé. He cometido errores y he tratado de aprender de ellos y aunque mi intención ha sido siempre poner lo mejor de mí, a veces lo he conseguido y otras no, pero en ello sigo, en aprendizaje continuo. También he vivido momentos y experiencias únicas y me gustaría contaros alguna más adelante.

Durante todo este tiempo se han modificado los CFGM,  he dado clases de diferentes módulos, hemos cambiado libros por ordenador, trabajado diferentes metodologías y  me he lanzado a las redes sociales, pero lo más importante y la parte esencial de mi trabajo continúan siendo ellos.

En los últimos meses me he ido reencontrando con alumnas y alumnos a los que ya les había perdido la pista.

El abrazo de Gema en un súper cuando me acerco a preguntar y me reconoce después de años sin vernos, el mensaje de Verónica interesándose por cómo me va y poniéndome al corriente de su vida, el encuentro con Sergio en el seminario, con José Luís en una discomóvil, con Silvia paseando a una nena preciosa, encontrar a Marian en una reunión, a Alba, a Aurea… y otros más, me producen momentos felices.

Con otros alumnos coincido con más frecuencia, Joan cuando saca a pasear al perro, Lucía con sus niños, Luís, Óscar.. los que han vuelto al cole como papás y mamás, o también los que tenemos contacto a través de las redes y veo, por ejemplo, las fotos que comparte Cristina que se está especializando en pastelería, cómo le va a Karina…

Algunos son estupendos profesionales y han ido formándose en la rama que eligieron, continúan en las empresas en las que empezaron o van promocionando;  otros también son felices mamás y papás, a unos la vida les ha llevado a profesiones que no tienen nada que ver con el ciclo que realizaron pero en las que se sienten a gusto y los demás están en camino de encauzar su vida.

Muchas veces me acuerdo, de unos y otros y la memoria me trae nombres y vivencias, y me pregunto ¿Cómo le irá a Raquel que se quedó trabajando en la empresa de prácticas? ¿Y a Joana? ¿Qué habrá sido de Jorge? ¿Continuará Mari Carmen de encargada de tienda? ¿Elena habrá acabado Derecho?¿y Sandra ADE? ¿Cómo les estará yendo a los que han empezado el Superior? ¿Y a los de Comercio del 2004? ¿qué será de los de Gestión Administrativa del 2013?.. Imposible nombrarlos a todos.

Y es que vamos construyendo nuestra vida relacionándonos con los demás, familia, amigos, compañeros de clase y del trabajo… Hay personas que vienen y se van y otras que se quedan con nosotros en el día a día o formando parte de nuestros recuerdos y son como pequeños pedacitos de nuestra vida. Muchos de estos pedacitos son aquellos alumnos que pasaron por mis clases y con los que se estableció una buena conexión.

Es una alegría ver que perdura con el paso del tiempo y que así lo vivimos.

Y es que coincido plenamente con la línea de nuestros colegios, los alumnos son tesoros con los que coincidimos y trabajamos durante un tiempo concreto de sus vidas y de las nuestras. No todo es fácil, hay desencuentros, disgustos y  conflictos como en cualquier relación entre personas, pero también hay mucha ilusión, alegría, perdón, comprensión…

Recuerdo, por ejemplo, el “dame un abrazo” de Andrea O, después de una conversación de agradecimiento mutuo al final de curso; el “gracias por escuchar” de otra alumna , y trocitos de esas entrevistas personales con mis alumnos de las que tanto aprendo.

También en esta semana en la que hemos celebrado el Día de Todos los Santos y el Día de Difuntos, mi recuerdo y mi oración van a los que se fueron demasiado pronto Patricia, Loles y José Fernando, alumnos de mi primera tutoría que fallecieron el mismo día en un fatal accidente, también María y Verónica a quienes venció una terrible enfermedad.

Aunque me lleno de tristeza al recordar su pérdida, también de esperanza en la confianza de que nos reencontraremos en la vida eterna.

No quiero terminar este artículo sin recordar a Don Vicente, que pasó por mi vida y la de mis amigos durante los años de adolescencia y juventud. Nos dio un gran ejemplo como persona y como sacerdote. Persona discreta, afable, que nos acompañó con comprensión durante este tiempo y se preocupó de nuestra formación como personas íntegras.

Ha fallecido hace pocos días y me hubiera gustado poder expresarle mi gratitud por todo ello. Seguro que ahora ya lo sabe, pero es una pena que nos quedemos sin ser agradecidos con aquel que se lo merece.

Anuncios

2 comentarios en “Reencuentros y recuerdos.

  1. Coral, estic super enganxat al teu blog. Ho contes tot amb tan de énfasis q no puc deixar de llegirlo. Q vivencies tan especiales, espere ansios q continúes escriguent. Un besot

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s