¿Reclamas o agradeces?

Reclamaciones, quejas, sugerencias y agradecimientos. Es parte del contenido de la unidad que hemos finalizado en el módulo “Comunicación empresarial y atención al cliente”

Mediante el aprendizaje cooperativo cada grupo ha trabajado sobre alguno de estos procesos. Los alumnos han realizado diferentes actividades para saber cumplimentar los documentos y conocer los organismos que intervienen, estudiando también al consumidor.

En las preguntas iniciales del tema, suelo encontrarme que el tema de las quejas y reclamaciones, se conoce y realiza pero a los dos últimos no se les da importancia.

Aunque lo mejor es exponer los hechos directamente e intentar aclarar posibles malentendidos, en varias ocasiones he tenido que realizar una reclamación, en mi caso en empresas del sector bancario o similar, en la que no he visto voluntad de solucionar el problema. He podido comprobar como siguiendo los cauces oportunos se consigue el resultado esperado.

Para las pequeñas empresas, si se presenta alguna ocasión, suelo optar por hablarlo y si no quedo conforme,  dejar de contar con los servicios de determinado profesional o de realizar las compras en un establecimiento.

Y sí, los consumidores tenemos derecho a realizar reclamaciones, quejas y denuncias.

Siempre que sale este tema pienso que está muy bien conocer y utilizar nuestros derechos pero que también podemos realizar sugerencias y agradecimientos para ayudar a que las cosas funcionen mejor.

Es una forma de contribuir a la mejora de la sociedad a través de pequeños cambios en el ámbito en el que nos encontramos o también a mayor escala.

He realizado unas cuantas sugerencias, la última que se incluya, en el apartado correspondiente, a los Ciclos Formativos en el concurso  PARTICIPA MELIES (si aún no has votado no esperes más, el plazo es hasta el 15 de mayo).

El pasado miércoles me encontré con la mayoría de los alumnos de mi tutoría de 2ºGA que están realizando las FCT. Me alegré mucho de verles y de que me contaran como les iba. Les pedí que realizaran sugerencias para mejorar mis clases y poder aproximarlas más al día a día de la empresa, en función de lo que ellos ahora están experimentando.

En cuanto a los agradecimientos, pensamos que es suficiente con decirlo a la  persona implicada y ahí queda,  pero también es importante que llegue a los responsables de la empresa en la que realiza su servicio.

Recuerdo ir a pedir una hoja de agradecimiento y que la persona que me atendía se quedara extrañada, ya que no es algo frecuente y no cuentan con ellas. Las cartas también nos sirven para comunicar cualquiera de estos hechos.

Ser agradecidos nos hace mejores. Muchas veces tendemos a fijarnos en las cosas que no nos gustan, en aquello que no va bien, pero si vamos por la vida solo viendo errores y fallos (aunque a veces parece inevitable), nos perdemos la parte positiva.

En ocasiones hay que hacer un esfuerzo para valorar lo bueno que tenemos. Practicar la gratitud nos ayuda a ser más positivos y vivir más tranquilos. Es un buen ejercicio terminar el día agradeciendo las pequeñas cosas que nos han ocurrido.

Os confieso que los agradecimientos de mis alumn@s  me sirven de motor.  Agradezco los que se hacen de palabra y guardo especialmente tarjetas, correos, dibujos, valoraciones… que quedan entre nosotros, y que voy recopilando a lo largo los años. En los momentos de bajón, me dan un empujoncito para seguir esforzándome por hacer mejor mi trabajo.

“De bien nacido es ser agradecido”

Anuncios