Han pasado dos años desde que con ”Estudiar ciclos, ¿por qué no?”,  el primer artículo que escribí, comencé el blog.

Quise empezar aportando mi granito de arena para situar la Formación Profesional como una importante etapa dentro del sistema educativo, desde mi propia experiencia.

Como profesora de Comunicación, mi principal objetivo en aquel curso, era comunicarme con mis alumn@s, también a través de la escritura. Les  invitaba a que escribieran para expresarse y mejorar la redacción y la ortografía.

La comunicación escrita permite otros matices diferentes a la comunicación diaria que se produce en clase. Ya lo había experimentado desde que tenemos, tanto profesores como alumnos una cuenta de correo,  porque su uso ayuda a establecer una relación más directa y personal.

En aquel caso, era un grupo receptivo con el que se estableció una relación fluida. Las historias compartidas y el análisis sobre lo que ocurría en el transcurso de las clases, despertaron interés en una buena parte del alumnado.

También me permitió volver a encontrar un motivo para escribir, reflexionar y asentar pensamientos e ideas.

A mis alumn@s se añadieron amig@s, como destinatarios de las entradas que iba publicando quincenalmente.

Durante este segundo año he utilizado el blog, principalmente como Diario de Aprendizaje de los cursos que he realizado, aunque también han continuado los artículos.

He compartido con compañer@s docentes mis reflexiones sobre metodologías educativas, herramientas y recursos que utilizo en el aula.

Y es que si tenemos pasión por nuestro trabajo, no podemos dejar de formarnos, investigar, compartir y buscar aquello que puede hacer que nuestro alumnado aprenda más y mejor. En nuestras manos está, al menos, intentarlo.

Luego, nos encontraremos con una diversidad de grupos y de personas a las que dirigirnos, buscando que cada alumn@ sea el protagonista de su aprendizaje, aunque muchas veces no saldrán las cosas como las planeamos y no veremos los frutos de nuestro trabajo.

Van casi dos décadas en esta profesión, en la que he vivido diferentes etapas y situaciones y en la que puedo decir que la experiencia  acumulada es una ventaja añadida.

“Compartir nos hace crecer”. Después de un tiempo como usuaria de la red, accediendo y utilizando la información (blogs,  vídeos youtube, webs…) tanto a nivel profesional como doméstico, llegó un momento que me planteé “dar gratis lo que he recibido gratis”, y con el canal de youtube puse en modo público el trabajo realizado.

Durante este curso he tenido la oportunidad de colaborar en proyectos y publicaciones. El blog se ha ido ampliando con recursos que realizo y experiencias en metodologías activas.

Ha sido muy gratificante que personas que no me conocen, valoren el trabajo que he realizado, y establecer relaciones de colaboración formando parte de un claustro virtual.

Todo ello me estimula a seguir trabajando y compartiendo recursos. Este es mi reto para el próximo curso… APRENDER Y COMPARTIR.

 

 

Anuncios